Entradas Recientes
Lowell Brueckner

Ingrese su dirección de correo electrónico:


Entregado por FeedBurner

Tenemos lo que es verdadero

Etiquetas:

  Capítulo 10

 1.      Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

2.      De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado.

3.      Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados;

4.      porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.

5.      Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificios y ofrenda no quisiste; mas me preparaste cuerpo.

6.      Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.

7.      Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí.

8.      Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la  ley),

9.      y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.

10.  En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

 

La eterna voluntad de Dios

El Nuevo Testamento enseña claramente las intenciones que Dios tenía sobre la ley ceremonial, y no tiene sentido ir más allá de Sus propósitos. Dios dio la ley como una sombra para poder ver de antemano la realidad que vendría. La ley no tiene una sustancia perdurable, pero Aquél que vendrá hará una obra efectiva y eterna para los que se acercan (v:1).

 Cuando Jesús ofreció a la samaritana agua de vida para que no tuviera sed jamás, ella expresó su agotamiento al tener que caminar diariamente al pozo. Dependiendo de donde estuviera su casa en Sicar, tenía que andar un kilómetro, más o menos, y después volver cargada con su cántaro lleno de agua: “Señor, dame esa agua, para que no… venga aquí a sacarla” (Jn.4:15). Es monótono, además de cansado, tener que hacer un trabajo repetidamente, pero Dios siempre hace una obra que es perfecta y no necesita repetirse una segunda vez. La gente acudía a los sacerdotes y ellos ofrecían sus sacrificios continuamente, mientras que el sumo sacerdote entraba una vez al año al Lugar Santísimo. Nadie hallaba curación para su conciencia herida. Era una obra interminable hasta que vino Jesús (v:2).

 

El Santuario Celestial

Etiquetas:

Un estudio expositivo del libro de Hebreos


Capítulo 9

1.    Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal.

2.              Porque el tabernáculo estaba dispuesto así: en la primera parte llamada el Lugar Santo, estaban el candelabro, la mesa y los panes de la proposición.

3.      Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo,

4.      el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto;

5.      y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle.

 

El santuario terrenal

 La razón más importante por la que creo que cada cristiano debe estudiar toda la Biblia, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, es porque, por medio de las Escrituras, Dios se revela a nosotros. Este es su mayor propósito y, en ningún lugar fuera de la Biblia, tendremos una revelación fiable de Él. Hay un solo Dios y Él no cambia; el Dios del Antiguo Testamento es el mismo Dios que se manifiesta por medio de Jesús en los Evangelios. A. W. Tozer dijo que el asunto más importante, tanto para la vida de una persona como para la iglesia, es su concepto de Dios.

 Además, mientras estudiamos, aprendemos también los caminos de Dios. Al principio, nos parecen muy extraños, ya que Sus caminos son totalmente diferentes a los que hemos conocido en el mundo. Ninguna escuela secular ofrece un curso sobre los caminos de Dios, e incluso, para los discípulos que estaban más cerca de Jesús, eran difíciles de entender. Pero, para poder caminar como cristianos, cada uno de nosotros tenemos que andar en ellos. Uno de mis versículos preferidos es el Salmo 77:19, porque demuestra la naturaleza compleja de Sus caminos y la imposibilidad de hallarlos de manera natural: “En el mar fue tu camino, y tus sendas en las muchas aguas; y tus pisadas no fueron conocidas”. Requiere entendimiento espiritual. 

Un aviso importante

Etiquetas:


Salmos 1, segunda parte

 Debo avisar a todos - si es que habéis tenido dificultad en hallar Las Meditaciones Diarias de los Salmos - que se encontrarán cada día en la página principal de Radio Luz a las Naciones. Sea el enlace es https://www.fmradioluz.com/ . Una vez llegando a este sitio, dirígete hacia abajo hasta donde se encuentra Últimas Entradas. Allí está la meditación para el día de hoy y allí se encontrarán todos los días, para que vosotros las seguís todos los días del año 2021. Si no has escuchado la de ayer, también está en esta misma categoría bajo Últimas Entradas. Nuestro deseo es que os disfrutéis y que sean de bendición. 

Meditaciones de los Salmos

Etiquetas:

 Pasada la medianoche de hoy, es decir, el día 1 de enero de 2021, se emitirá en Radio Luz a las Naciones un estudio devocional sobre mi libro, Meditaciones diarias de los Salmos, que cubrirá los 365 días del año. Estará a tu disposición en cualquier momento a través de YouTube, Fm radio luz a las naciones, según entiendo (si hubiere algún cambio os avisaré inmediatamente a través del blog). Verás que la cuña y presentación, en general, está muy bien hecha, y la voz de las meditaciones diarias fue puesta por diferentes cristianos en Madrid. A ellos, junto al personal de Radio Luz a las Naciones, estoy muy agradecido.

 Sugiero que, ya que la meditación del día estará a tu disposición a la hora que más te convenga, puedes incluirla a tu devocional personal diario, cuando lo hagas normalmente. He recibido buenos comentarios de personas que han leído el libro de costumbre. Una señora, que sufre dolores continuos en su cuerpo, me dijo que los pensamientos sobre los Salmos la aliviaban mucho. Un matrimonio me dijo que leen juntos las meditaciones cada noche antes de dormir. Bueno, ahora no hay ni que leer, sólo escuchar y estar meditando en las palabras. Espero que muchas personas puedan aprovechar de ello, y sean consoladas y edificadas.

 Hace años, en 1986, más o menos, empecé a escribir anotaciones de los Salmos mientras los estudiaba, llenando dos cuadernos con ellas. Años más tarde, pensé en organizarlas en un devocional diario, dividiéndolas en 365 estudios, junto con el Salmo o porción del Salmo correspondiente. Escribí acerca de experiencias espirituales en mi propia vida, luchas interiores y la consolación recibida por el Señor. Pablo dijo en 2 Corintios 1:3-4: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados.      

 

Un Pacto Mejor

Etiquetas:

Un estudio expositivo del libro de Hebreos

Capítulo 8


 1.      Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,

2.      ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.

3.      Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer.

4.      Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley;

5.      los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.

6.      Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

7.      Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.

 

Una posición perfecta

 El Espíritu Santo está glorificando a Cristo, exactamente como Jesús prometió que haría: “Él me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber” (Jn.16:14). En los siete capítulos anteriores, el Espíritu Santo nos dirigía hacia el punto principal, y ahora nos presenta al Sumo Sacerdote de un orden de sacerdocio mejor que el levítico; el orden de Melquisedec. En el último capítulo, citó el Salmo 110:4, en el que Dios declara al Hijo como eterno Sacerdote, según Melquisedec. Así, Jesucristo, es la perfección de Sumo Sacerdocio que Dios deseaba desde la eternidad.

 Él es el Sumo Sacerdote que describió al final del capítulo 7; santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y más sublime que los cielos. Él es la realidad, quien cumple todos los tipos y sombras del Antiguo Testamento. Está posicionado sobre el trono del cielo en perfección (v:1) y dirige Su ministerio desde un verdadero tabernáculo, del que el tabernáculo levantado en el desierto era sólo un modelo. El Señor lo levantó y no el hombre (v:2); estas son la realidad y perfección celestiales. ¿Quién sería tan insensato como para abandonar la realidad y regresar a las figuras y sombras? 

 Él “traspasó los cielos” (4:14), dejando atrás el atrio celestial y el Lugar Santo, para llegar al Lugar Santísimo y descansar de Su obra. Es una obra totalmente cumplida; podemos decir que es una obra real, porque Él está sentado sobre el trono, como Rey y Sacerdote. No está sentado sobre cualquier trono, sino sobre el verdadero trono, que es único; un trono digno de un Rey perfecto. Como hemos dicho, el escritor enfatizó Su sumo sacerdocio citando repetidamente el Salmo 110:4. Ahora vemos que también cita el Salmo 110:1 varias veces. Empezó citándolo en el capítulo 1 de Hebreos, versículo 3, y lo mencionará otras veces en 10:12 y 12:2: “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”.