Entradas Recientes
Lowell Brueckner
feedburner

Ingrese su dirección de correo electrónico:


Entregado por FeedBurner

No es con fuerza

Etiquetas:



Así que respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.”
Zacarías 4:6

J. Vernon McGee
Puedes caracterizar la fuerza nacional más grande que el mundo jamás ha visto con una sola palabra: ¡Poder! Roma fue la máquina más poderosa que el mundo jamás ha producido. Las legiones de Roma marcharon a todas las fronteras. Fueron invencibles y victoriosas. Pero un día llevaron preso a un Varón que pareció ser muy débil. Pilato le dijo, “¿No sabes que tengo autoridad para soltarte?” El Señor Jesús contestó, “Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba.”

Hoy tenemos una mejor perspectiva sobre esa situación. Las legiones de Roma han marchado al olvido. Como dijo Kipling, “El tumulto y los clamores mueren, los capitanes y los reyes se desaparecen”. Todos se han ido, pero el evangelio de ese Varón que murió en una cruz sigue siendo llevado por hombres débiles a los confines de la tierra… hombres tan débiles que tú y yo.  Su muerte fue una victoria.

Billy Graham sobre criar hijos…

Etiquetas:


“Si tú fallas en disciplinar a tus hijos… 
estás pecando contra Dios

Billy Graham: Muchos de los líderes educadores burlan de la idea “anticuada” de Dios y una ley moral. Las películas enfatizan el sexo, el pecado, los crímenes y el alcohol. Los adolescentes ven estas cosas mostradas atractivamente en la pantalla y deciden experimentarlos. Los periódicos presentan el crimen y el sexo de forma que fascinan a los jóvenes. “Uno de los problemas fundamentales,” según el reverendo Graham, “es la falta en los padres pelear contra ‘el diablo en el hogar’ por medio de la disciplina y, como resultado, los niños se portan como  salvajes”.

Una introducción a la profecía de Zacarías

Etiquetas:

Zacarías… un estudio

Para mí, el fin del año marca un tiempo especial en mi vida devocional. Si me permitieras descubrir mis hábitos personales sobre la lectura de la Biblia, te diría que leo todos los días un capítulo de los cuatro Evangelios y los Hechos, y otro capítulo empezando con la carta a los romanos hasta el fin del Nuevo Testamento. Leo tres capítulos del Antiguo Testamento cada día y algunos más al llegar a los capítulos cortos como hay en los Salmos. Así puedo leer el Nuevo Testamento casi tres veces cada año y termino leyendo el Antiguo Testamento completamente en los fines de octubre. En los dos meses que me resta del año, hago un estudio especial sobre un tema o un libro de la Biblia.

Ahora en el mes de noviembre estoy estudiando el libro de Zacarías. Casi todo el libro tiene que ver con el Cristo venidero y una gran parte tiene que ver con su segunda venida. Por estudiarlo veremos que profecías están cumpliéndose en nuestros días y en un futuro no lejano muchos más llegarán a su cumplimiento. Por el cumplimiento de profecías tenemos una gran prueba que la Biblia es la palabra de Dios. No hay otro libro igual en este aspecto. Si no estudiamos con cuidado el Antiguo Testamento, quedaremos ignorantes de cosas asombrosas sobre el plan de Dios que están pasando en los últimos tiempos.

¡Que privilegiados somos! ¡Dios nos ha rodeado con riquezas divinas para nuestro provecho! Sobre todas es Su Palabra y con Su Palabra nos ha dado una facultad sobrenatural de captarla para nuestro provecho. Nos ha dado la mente de Cristo, gobernado y alumbrado por el Espíritu Santo. Iluminarnos sobre las cosas espirituales y celestiales es otra gran obra del trino Dios. También tenemos la oportunidad de aprender por compartir unos con los otros y para mí sería un placer daros algo que he aprendido sobre los primeros versículos del libro de Zacarías. ¿No te gustaría hacer un estudio versículo tras versículo de un poco de este libro? No cabe duda que un estudio así expositivo es la mejor forma de estudiar la palabra y la mejor forma de dar un estudio… explicando versículo tras versículo lo que la palabra está presentándonos. Poco se hace hoy en día, ¿verdad?

¿A quien debemos escuchar?

Etiquetas:

 (para que no haya confusión... lo que está en letra negra son las palabras de Will Graham; lo que está en verde es de A. W. Tozer, y esta de color marrón es letra mía)

El penúltimo artículo que colgué en este blog fue un reporte sobre el abuso espiritual, que es un tema más común de lo que pensamos. Permíteme enfatizar algunos de los puntos más importantes del artículo de Will Graham: “Como abuso espiritual me refiero al fenómeno extendido, en el cual ciertas ‘autoridades espirituales’ se atreven a ocupar el lugar de Dios y se auto-proclaman señores sobre Su pueblo, manipulando y aplastando al rebaño en el proceso. El Nuevo Testamento demuestra claramente que nadie en la Iglesia tiene derecho a enseñorearse de nadie (1 Pedro 5:3).  ¿Cómo es que esos opresores se creen dueños de una comunidad salvada por la pura gracia del Altísimo? No hay nadie encima del pueblo del Señor. ¡Nadie! ¡Ni el predicador más ferviente ni el teólogo más instruido! ¡Sólo Dios! ¡Sólo Cristo! ¡Sólo el Espíritu! Todo esto quiere decir que si el liderazgo no se lleva a cabo conforme al modelo de Cristo, es una abominación ante los ojos de Dios (independientemente de cuántos cientos o miles se congreguen en aquella Iglesia)”.

Algunos abusados; otros detenidos

Ser abusado de esta forma es horrible, pero lo que a mí me entristece más es ver a muchos cristianos que no pueden avanzar ni crecer porque sus líderes no se lo permiten. He observado casos en USA, Méjico, España, Alemania, Rumanía, etc.. Sus intentos de seguir adelante en Dios son apagados, y la justificación para hacerlo toma forma de acusación… y amigo, siempre es fácil hallar razones legítimas contra quien sea. ¿Has notado que las acusaciones del diablo no son totalmente falsas ni fabricadas? Temo que le damos mucho material.

Doctrina número uno: La Biblia es la Palabra de Dios

Etiquetas:



Antes de poder aprovechar las riquezas de la vida cristiana, la persona tiene que tener una convicción firme de que la Biblia es la palabra de Dios. No hay una forma de disfrutar, aprender y crecer en la fe sin tener esta verdad cimentada en el corazón. En el libro de los Hechos leemos vez tras vez que los apóstoles y otros evangelistas fueron, de un lugar a otro, predicando la palabra de Dios.

Debemos entender por qué creemos que la Biblia es la palabra de Dios, para así formar un fundamento sobre el cual poder edificar nuestras vidas. Tenemos que estar convencidos de que la Biblia es la máxima autoridad para decidir todos los asuntos que tienen que ver con la vida cristiana. Primeramente, tenemos que considerar el Antiguo Testamento, porque éste forma la base para el Nuevo Testamento. Por esta razón, ningún cristiano puede decir que entiende el Nuevo Testamento si no ha estudiado el Antiguo. No puede tener idea de muchas cosas acerca de las cuales enseñaron Jesús y Sus apóstoles.