Entradas Recientes
Lowell Brueckner

Ingrese su dirección de correo electrónico:


Entregado por FeedBurner

1 Corintios 7

Etiquetas:





Capítulo 7
Íntimas relaciones matrimoniales

1.     En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno es para el hombre no tocar mujer.
2.     No obstante, por razón de las inmoralidades, que cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.
3.     Que el marido cumpla su deber para con su mujer, e igualmente la mujer lo cumpla con el marido.
4.     La mujer no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino el marido, y asimismo el marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.
5.     No os privéis el uno del otro, excepto de común acuerdo y por cierto tiempo, para dedicaros a la oración; volved después a juntaros a fin de que Satanás no os tiente por causa de vuestra falta de dominio propio.
6.     Mas esto digo por vía de concesión, no como una orden.

La Biblia provee respuestas para todas las áreas de la vida… incluso las que son muy delicadas… y los corintios no sentían vergüenza de preguntar a Pablo acerca de ellas. Como resultado, simplemente, podemos leer estos primeros versículos, sin comentarios, y saber claramente cómo tratar ciertos asuntos. Mencionaré una cosa: La Iglesia Católico Romana enseña que tales relaciones matrimoniales son estrictamente para la procreación y, aunque sí es la razón básica, no es la única que la Biblia da. Pablo nos da una razón más en el versículo 2, e incluso, mencioné otra razón en un capítulo anterior. Señalé hacia una porción en Proverbios 5:18-20, de la que citaré la mayor parte aquí: “Regocíjate con la mujer de tu juventud… su amor te embriague para siempre. ¿Por qué has de embriagarte, hijo mío, con una extraña, y abrazar el seno de una desconocida?” Quizás quisieras revisar de nuevo Hebreos 13:4. Un hombre casado con su esposa, comprometidos uno al otro para toda la vida, cumplen un deseo natural del cuerpo y así comparten intimidad.

Pablo sigue escribiendo acerca de deberes mutuos, que pertenecen al marido y a la esposa (vs:3-4). En el matrimonio, ni uno ni el otro, puede considerar su cuerpo como, egoístamente, suyo, sino que tiene que compartir el derecho con su compañero. En un matrimonio cristiano puede haber un acuerdo mutuo de abstenerse de las relaciones físicas durante cierto tiempo, de igual forma que uno puede abstenerse de la comida para ayunar. Sin embargo, estamos hablando de ocasiones temporales, cuando, como cristianos, se dedican exclusivamente a buscar a Dios en la oración. La vida cotidiana normal incluye tanto hábitos regulares de comer, como relaciones físicas entre el marido y su esposa. (v:5). Pablo está cubriendo algunas áreas que Jesús no mencionó en los Evangelios, cosas acerca de las cuales los corintios le preguntaron, y el hecho de que Jesús no las tratara, no significa que las respuestas de Pablo no fueran inspiradas (v:6).

En ninguna parte del Nuevo Testamento sugiere que la poligamia es legítima, ni tampoco en el principio, cuando Dios creó al hombre y a la mujer. La Biblia solamente enseña sobre una unión de amor entre un hombre y una mujer. No tengo que mencionar que, en toda la Escritura, no existe ninguna unión homosexual, porque el sentido común da a entender que tal suciedad es una perversión y una rebelión contra el Creador. La gente razonable del tiempo bíblico lo entendía así y, tener que aclarar este asunto, es una señal de la maldad de nuestros tiempos. La Biblia, claramente, condena todas estas prácticas. 

1 Corintios 6

Etiquetas:



Capítulo 6
No vivir el potencial espiritual

1.      ¿Se atreve alguno de vosotros, cuando tiene algo contra su prójimo, a ir a juicio ante los incrédulos y no ante los santos?
2.      ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo es juzgado por vosotros, ¿no sois competentes para juzgar los casos más triviales?
3.      ¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más asuntos de esta vida!
4.      Entonces, si tenéis tribunales que juzgan los casos de esta vida, ¿por qué ponéis por jueces a los que nada son en la iglesia?
5.      Para vergüenza vuestra lo digo. ¿Acaso no hay entre vosotros algún hombre sabio que pueda juzgar entre sus hermanos,
6.      sino que hermano contra hermano litiga, y esto ante incrédulos?
7.      Así que, en efecto, es ya un fallo entre vosotros el hecho de que tengáis litigios entre vosotros. ¿Por qué no sufrís mejor la injusticia? ¿Por qué no ser mejor defraudados?
8.      Por el contrario, vosotros mismos cometéis injusticias y defraudáis, y esto a los hermanos.

¡Es seguro que nuestro tiempo de vida sobre la tierra es muy corto! “¿Qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Stg.4:14, RV60). La vida terrenal es como un vapor o un gas, que es la forma de materia más inestable de todas. No puedes sostenerlo en la mano; es temporal y siempre va cambiando. Job dijo varias cosas sobre este punto (Job 7:6-7; 9:25-26; 14:1-2) y el salmista también. Aquí está un ejemplo: “He aquí, tú ha hecho mis días muy breves, y mi existencia es como nada delante de ti; ciertamente todo hombre, aun en la plenitud de su vigor, es sólo un soplo” (Sal.39:5, contempla también Sal.89:47; 90:5-7; y 102:3). Antes de cumplir dos años, aprendí este versículo, de la primera carta de Pedro: “Toda carne es como la hierba, y toda su gloria como la flor de la hierba, secase la hierba, caese la flor” (1 P.1:24). Jonathan Edwards escribió:

¿Dónde estarán todos nuestros placeres terrenales,
cuando nos pongan en el sepulcro silencioso?
Resuelto estoy a vivir como desease haber vivido cuando sea tiempo de morir.
Resuelto estoy a vivir como desease haber vivido, diez mil años en el futuro.
¡Señor, sella la eternidad sobre mis ojos!

1 Corintios 5

Etiquetas:



Capítulo 5
Inmoralidad en la iglesia

1.      En efecto, se oye que entre vosotros hay inmoralidad, y una inmoralidad tal como no existe ni siquiera entre los gentiles, al extremo de que alguno tiene la mujer de su padre.
2.      Y os habéis vuelto arrogantes en lugar de haberos entristecido, para que el que de entre vosotros ha cometido esta acción fuera expulsado de en medio de vosotros.
3.      Pues yo, por mi parte, aunque ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, como si estuviera presente, ya he juzgado al que cometió tal acción.
4.      En el nombre de nuestro Señor Jesús, cuando vosotros estéis reunidos, y yo con vosotros en espíritu, con el poder de nuestro señor Jesús,
5.      entregad a ese tal a Satanás para la destrucción de su carne, a fin de que su espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

Hemos llegado a la parte en la que Pablo juzga la inmoralidad sexual. No creo que estoy informándoos de algo nuevo, al decir que la inmoralidad es un gran problema en la iglesia hoy en día y ha sido la causa de la caída de muchos pastores y líderes. De hecho, fue un problema en tiempos bíblicos, empezando en el libro de Génesis.

Luchar contra la mala conducta sexual es más complicado para el cristiano que luchar contra otras formas de pecado, porque la sexualidad es una parte legítima del ser humano, desde la creación. Otros pecados se iniciaron después de la caída de Adán y Eva, y no son naturales. El homicidio, el robo, la mentira y la codicia, por ejemplo, son fruto de la naturaleza caída y no tienen su origen en el ser que Dios creó a Su imagen y semejanza. Las adicciones a la nicotina, al alcohol y a la droga, por ejemplo, no son hábitos naturales; pero el deseo sexual, el apetito para la comida y la necesidad de calmar la sed, sí lo son. La persona no puede librarse de ellos, aunque tiene que aprender a controlarlos y a dirigirlos solamente en la dirección para la que fueron creados. La sexualidad es la parte de la naturaleza humana que asegura la procreación de la raza, y por eso es algo bueno.

Sin embargo, toda actividad sexual, hablando bíblicamente, está limitada estricta y exclusivamente al marido y a su esposa, después de haberse comprometido el uno al otro. Salomón comparte su sabiduría sobre el tema en Proverbios 5:18-20, si quieres estudiarlo. Y en el Nuevo Testamento, el escritor del libro de Hebreos, nos da una posición sólida: “Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios” (He.13:4).

1 Corintios 4

Etiquetas:



Capítulo 4
La importancia del juicio de Dios

1.      Que todo hombre nos considere de esta manera: como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.
2.      Ahora bien, además se requiere de los administradores que cada uno sea hallado fiel.
3.      En cuanto a mí, es de poco importancia que yo sea juzgado por vosotros, o por cualquier tribunal humano; de hecho, ni aun yo me juzgo a mí mismo.
4.      Porque no estoy consciente de nada en contra mía; mas no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor.
5.      Por tanto, no juzguéis antes de tiempo, sino esperad hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios.

¿Cómo debemos considerar a aquellos que son llamados al ministerio? En este capítulo tenemos los requisitos correctos para los líderes, en cualquier época de la iglesia. Poco después Pablo definirá, especialmente, el ministerio apostólico, pero en el primer versículo, él se define a sí mismo con dos títulos, junto a todos aquellos que tienen un ministerio específico en la iglesia. No estamos hablando aquí de posiciones en la iglesia local, como ancianos y diáconos, sino como él mismo, Apolos y Pedro, en la iglesia en general.  

Debemos verlos, primeramente, como servidores y, después, como administradores. En el último capítulo vimos que un ministro es lo mismo que un servidor y, ahora, seguimos viéndolo así. Hay varias palabras griegas que son muy interesantes e importantes en este capítulo. Ahora, Pablo, ha elegido otra que fue traducida como servidor en español, que es huperetes. La definición es, literalmente, un remero subordinado. Describe a los esclavos que remaban en los grandes barcos romanos. La posición es totalmente opuesta a la del capitán y, por eso, los corintios estaban muy equivocados en la posición tan distinguida que habían dado a sus líderes preferidos. Pablo, hablando de ellos, dice que deben ser considerados como esclavos de la cubierta inferior, encadenados a sus bancos y totalmente subordinados. Si aplicamos literalmente este término a los líderes cristianos, significa que son remeros, sujetos a Cristo, que adelantan la iglesia en medio del mar de la vida. Obviamente, no hay ninguna justificación bíblica para los que se enseñorean sobre otros, y Pedro avisó a los ancianos, siendo él también un anciano: “No como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” (1 P.5:3).   

El otro término es administrador. Los administradores eran como gerentes de casas de familias nobles, bajo la autoridad de la cabeza de la casa. Por ejemplo, ellos administraban la compra, la distribución del alimento y otros gastos económicos. Un administrador de la iglesia, en este contexto, es aquel cuyo trabajo es recoger y distribuir los misterios de Dios. Lo hace bajo la dirección del Espíritu Santo, quien le revela los secretos. Después, el administrador tiene que distribuirlos para el beneficio del cuerpo de Cristo. Es un siervo de Cristo y de la iglesia.

1 Corintios 3

Etiquetas:


 
 
La carnalidad contra la espiritualidad
Capítulo 3

1.      Así que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.
2.      Os di a beber leche, no alimento sólido, porque todavía no podíais recibirlo. En verdad, ni aun ahora podéis,
3.      porque todavía sois carnales. Pues habiendo celos y contiendas entre vosotros, ¿no sois carnales y andáis como hombres?
4.      Porque cuando uno dice: Yo soy de Pablo, y otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois simplemente hombres?

Los corintios existían en un estado contradictorio. Por una parte, era gente que había recibido la gracia de Dios. Habían sido enriquecidos con la palabra y sabiduría, y estaban recibiendo y practicando los dones espirituales. Sin embargo, Pablo dijo que todavía eran carnales. Él fue a Corinto cerca del año 52 d.C., y esta carta fue escrita desde Éfeso cerca del año 56 o 57 d.C, por eso sabemos que llevaban cuatro o cinco años como cristianos. Todavía eran infantes (v:1).

La gente con mentalidad carnal sigue a los hombres y pone su confianza en ellos y en sus ministerios. Diferentes hombres y ministerios habían sido introducidos en la iglesia de Corinto, por eso, ellos tenían diferentes opiniones sobre cual de ellos era el más provechoso (v:4). Esto había desatado celos y contiendas entre los miembros de la iglesia (v:3). En la segunda carta que Pablo les escribió, reveló su meta de desposarles “a un esposo para presentaros como virgen pura a Cristo” (2 Co.11:2). Cuando los cristianos alcanzan este propósito, en sentido práctico y desde la profundidad del corazón, entonces llegan a un estado espiritual en el que cesa el espíritu partidario entre ellos.  

La gente con mentalidad carnal piensa y funciona, en sentido práctico, según las capacidades y sabiduría humanas. Los corintios no habían captado la maravillosa verdad de estar desposados solo con Cristo. Sus mentes y corazones no habían sido iluminados y, por eso, permanecían en un estado carnal. Habían aprovechado de “la leche pura de la palabra” (1 P.2:2), pero todavía no podían recibir el alimento sólido (v:2).

1 Corintios 2



La manera personal que hablaba Pablo
Capítulo 2

1.      Cuando fui a vosotros, hermanos, proclamándoos el testimonio de Dios, no fui con superioridad de palabra o de sabiduría.
2.      Pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado.
3.      Y estuve entre vosotros con debilidad, y con temor y mucho temblor.
4.      Y ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,
5.      para que vuestra fe no descanse en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

En estos primeros versículos, Pablo continúa explicando su manera de presentar el mensaje de la cruz. Empezó en el capítulo 1, versículo 17, diciendo: Pues Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el evangelio, no con palabras elocuentes, para que no se haga vana la cruz de Cristo”. La manera de presentar el evangelio tiene que estar de acuerdo con el mensaje, el cual tiene que ver con un Hombre, sangrante y golpeado, muriendo en una cruda cruz. Predicarlo con elocuente sabiduría sería contradecir el mensaje y, de hecho, le quitaría su poder, e incluso, peor todavía, quitaría la gloria que debemos atribuirle solo a Dios (1:31). El poder del mensaje viene de Dios, y el poder humano de un orador elocuente es mucho menos que adecuado para describir dicho mensaje.

Cito, traduciendo el versículo 21 del capítulo 1, de la Biblia Amplificada en inglés: “Cuando el mundo, con toda su sabiduría terrenal, faltó percibir y reconocer y conocer a Dios por medio de su propia filosofía, a Dios en Su sabiduría le plació, por medio de la insensatez de predicar, salvar a los que creyeron”. La iglesia se equivoca al intentar satisfacer el deseo humano por medio del entretenimiento u otras maneras de agradar a los inconversos al presentarles el evangelio. El plan de Dios para la salvación, desde un principio, es incomodar al individuo. El mensaje debe ser franco, directo, sencillo y sin manipulación psicológica. Es una declaración sencilla. Según las palabras de Pablo, es sin “superioridad de palabra o de sabiduría”. En el versículo 4 vuelve a confirmar, “ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría”.

Viajes y actividades

Etiquetas:

Agosto hasta Noviembre 2019

 

Pensaba que sería bueno compartir con vosotros algunos de las actividades de los últimos meses. Estamos esperando continuar con los estudios del libro de 1 Corintios, y en el momento he enviado a capítulo 2 para ser corregido. Así que lo que vemos a la izquierda es una foto de un retiro en las montañas de Rumanía, cerca del pueblo de Rucar. Puedes pulsar a cualquiera foto para verlo más grande. Fui en agosto para participar en un fin de semana con cristianos que reunieron, principalmente de Bucarest, pero 

también desde Suceava, del norte de Rumania, de Brasov, y varias otros lugares. Aún había una familia que vive en Irlanda y una joven de Inglaterra. Después fuimos a Bucarest para celebrar otras reuniones.


David, un músico excelente, acompañaba las canciones. Verás más de David en otras fotos. La violinista adolescente tocó muy bien. 



El tiempo fue muy bonito, así que tuvimos las reuniones afuera durante el día. Mi querido hermano Nelu hacía reuniones evangelísticas en una carpa en la cercanía, y pudo venir de vez en cuando para participar con nosotros. Siempo gozo de la comunión que pueda tener con este hombre de Dios; siempre comparte riquezas de la palabra de Dios. De pie tras él es un matri con trasfondos alemanes. Si me acuerdo bien, la chica nació en Rusia. 

1 Corintios 1

Etiquetas:





El saludo y los primeros comentarios
Capítulo 1

1.      Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Sóstenes, nuestro hermano,
2.      a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con todos los que en cualquier parte invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:
3.      Gracia a vosotros y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
4.      Siempre doy gracias a mi Dios por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús,
5.      porque en todo fuisteis enriquecidos en Él, en toda palabra y en todo conocimiento,
6.      así como el testimonio acerca de Cristo fue confirmado en vosotros;
7.      de manera que nada os falta en ningún don, esperando ansiosamente la revelación de nuestro Señor Jesucristo;
8.      el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.
9.      Fiel es Dios, por medio de quien fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo, Señor nuestro.

Si Pablo es llamado por Dios para ser un apóstol, significando un “enviado” … y por supuesto es así… en la misión inmensamente vital que tiene que ver con la dispensación del eterno evangelio, entonces esta carta es de suma importancia para nosotros. Lo que ha escrito está inspirado por el Espíritu Santo y es infalible; es eterna verdad que vive y nunca deja de ser. Pablo se une a Sóstenes en su saludo, haciendo los dos un esfuerzo unido para aconsejar a la iglesia. Este judío es muy conocido por los corintios. Después que Crispo, el oficial de la sinagoga, fue convertido al cristianismo, fue remplazado en la sinagoga por Sóstenes, como el líder. Cuando los judíos acusaron a Pablo ante el procónsul romano de Acaya, Galión, él ignoró su queja y los ciudadanos corintios echaron mano a Sóstenes y lo golpearon frente al tribunal. Después, Sóstenes, fue convertido en cristiano, el segundo converso importante entre los judíos en esa ciudad.

Pablo escribió la carta a la iglesia, es decir, a las personas “llamadas afuera” en Corinto. Son santos porque fueron santificados en Cristo Jesús. Los santos no son una orden elitista de cristianos extraordinarios que llevaban a cabo hechos espectaculares, sino que son llamados así, solamente por la obra santificadora de Cristo a su favor. Ellos se unen a una multitud de creyentes en desarrollo por todo el Medio Este, Europa, e incluso, África, en el tiempo de los apóstoles, y cientos de miles más que han creído en el nombre del Señor por medio de los siglos por todo el mundo, hasta los tiempos modernos. Él es nuestro mismo Señor en el siglo XXI (v:2).

Próximamente: 1 Corintios

Etiquetas:



Algunos de vosotros ya sabéis que, después de seguir mi habitual plan de lectura diaria, que me lleva dos veces a través del Nuevo Testamento y una vez a través del Antiguo, suelo dedicar los meses restantes del año a un libro específico de la Biblia. He estado considerando a qué libro debería prestar especial atención durante el último trimestre de 2019. Confío haber escogido el correcto, ya que me he decidido escudriñar la Primera carta a los Corintios. He escrito una introducción que me gustaría presentar ante vosotros ahora, para ayudar con un poco de información, antes de que enfrentemos el texto bíblico. Por favor considerad unirse a mí en este estudio expositivo y, si lo hacéis, orad para que Dios nos dé, a vosotros y a mí, luz del cielo, de modo que podamos sacar verdadero provecho en nuestro ser interior. 

Introducción a la Primera carta a los Corintios

En el istmo con un amigo español y 2 amigos griegos
Al cerrar su carta a los filipenses, el apóstol Pablo nombra a éstas [mujeres] que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida " ( Fil .4: 3). Clemente de Roma era un padre apostólico, denominación que se usa específicamente para los padres de la iglesia que fueron discípulos directos de los apóstoles. Viajó con Pablo y fue nombrado anciano de la iglesia en Roma junto con Lino y Cleto (el consejo de ancianos siempre es el tipo de liderazgo ordenado y puesto en práctica por Pablo). Sus escritos, datados en el siglo primero, son probablemente los más tempranos después de la Escritura inspirada de los apóstoles. Lo más probable es que conociera directamente a la iglesia en Corinto, pues le escribió una extensa carta en algún momento hacia finales del siglo primero.

Eclesiastés 12

Etiquetas:



Sirve a Dios cuando eres joven
Capítulo 12

1.     Acuérdate, pues, de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y se acerquen los años en que digas: No tengo en ellos placer;
2.     antes que se oscurezcan el sol y la luz, la luna y las estrellas, y las nubes vuelvan tras la lluvia;
3.     el día cuando tiemblen los guardas de la casa y los fuertes se encorven, las que muelen estén ociosas porque son pocas, y se nublen los que miran por las ventanas;
4.     cuando se cierren las puertas de la calle por ser bajo el sonido del molino, y se levante uno al canto del ave, y todas las hijas del canto sean abatidas;
5.     cuando también teman a la altura y a los terrores en el camino, y florezca el almendro, se arrastre la langosta y la alcaparra pierda su efecto; porque el hombre va a su morada eterna mientras las del duelo andan por la calle.
6.     Acuérdate de Él antes que se rompa el hilo de plata, se quiebre el cuenco de oro, se rompa el cántaro junto a la fuente, y se haga pedazos la rueda junto al pozo;
7.     entonces volverá el polvo a la tierra como lo que era, y el espíritu volverá a Dios que lo dio.
8.     Vanidad de vanidades, dice el Predicador, todo es vanidad.

El consejo continúa para el joven. Hay que saber que, cuando Dios juzga a una persona, empieza desde su juventud. Por eso, Salomón, dirije sus mejores consejos a los jóvenes. Vive tu juventud en el temor de Dios; esto es lo que quiere decir acordar, o tomar en cuenta a Dios en todas tus actividades y planes. En Proverbios 3:6 escribió lo mismo: Reconócele en todos tus caminos”. Recuerda, también, que Él es tu Creador y que Él tiene todos los derechos como tal. Los derechos humanos son secundarios y no los tomaremos en cuenta hasta que el Creador quede satisfecho. Él nos ha creado para Su placer, así es que, desde la niñez hasta la vejez, nuestra responsabilidad primordial es vivir para Su placer y cumplir Su voluntad. Le pertenecemos a Él y así debemos servir al Señor y darle gloria desde la niñez.

Los mejores días, cuando uno es joven y fuerte, debe ofrecerlos a su Creador. Cuando ofrecía un sacrificio, el israelita tenía que elegir lo mejor de su manada, un animal joven, para presentárselo a Dios. Él les reprendía por ofrecer animales débiles o enfermos (Fíjate, por ejemplo, en Malaquías 1:6-14). Desde el primer versículo, Salomón presenta las desventajas y limitaciones de los ancianos, especialmente cuando sienten remordimientos por las oportunidades perdidas, lo que pesa sobre la conciencia. Si uno no tiene placer en vivir, es inútil para servir a quien sea. El servicio a Dios debe ser gozoso, por eso, antes de que uno se acerque a la vejez, debe vivir sirviendo al Rey de reyes con contentamiento.

Eclesiastés 11

Etiquetas:





Los frutos de la generosidad
Capítulo 11

1.      Echa tu pan sobre las aguas, que después de muchos días lo hallarás.
2.      Reparte tu porción con siete, o aun con ocho, porque no sabes qué mal puede venir sobre la tierra.

El capítulo 11 empieza animándonos a dar pan a los que no pueden recompensarnos. Por supuesto, el escritor se refiere, no literalmente a pan, sino a lo que en el futuro lo produce, es decir, la semilla, como el arroz, que se echa en charcos de agua y se hunde en el suelo. Según puede ver parece que se ha perdido, pero el sembrador sabe seguro que producirá en cuestión de meses. Así, el que confía en Dios, sabe bien que lo que él da, obedeciendo a Dios para el beneficio de otros, Él lo hará volver (v.1). Jesús enseñó este principio de la siguiente manera: “Cuando ofrezcas un banquete, llama a pobres, mancos, cojos, ciegos… ya que ellos no tienen para recompensarte; pues tú serás recompensado en la resurrección de los justos” (Lc.14:13-14).

Sé generoso y da tanto como puedas. El número siete implica plenitud, que en este caso significa la medida completa de tu capacidad para suplir la necesidad total. “Aun con ocho”, significa más allá de tu capacidad, es decir, repartiendo con fe, confiando en Dios para que supla tus necesidades. Pablo felicita a los macedonios que dieron “en medio de una gran prueba de aflicción, abundó su gozo, y su profunda pobreza sobreabundó en la riqueza de su liberalidad. Porque yo testifico que según sus posibilidades, y aun más allá de sus posibilidades, dieron de su propia voluntad” (2 Co.8:2-3).

Eclesiastés 10

Etiquetas:





Capítulo 10

1.      Las moscas muertas hacen que el ungüento del perfumista dé mal olor; un poco de insensatez pesa más que la sabiduría y el honor.
2.      El corazón del sabio lo guía hacia la derecha, y el corazón del necio, hacia la izquierda.
3.      Aun cuando el necio ande por el camino, le falta entendimiento y demuestra a todos que es un necio.
4.      Si la ira del gobernante se levanta contra ti, no abandones tu puesto, porque la serenidad suaviza grandes ofensas.
5.      Hay un mal que he visto bajo el sol, como error que procede del gobernante:
6.      la necedad colocada en muchos lugares elevados, mientras los ricos se sientan en lugares humildes.
7.      He visto siervos a caballo y príncipes caminando como siervos sobre la tierra.
8.      Él que cava un hoyo cae en él, y al que abre brecha en un muro, lo muerde la serpiente.
9.      Él que saca piedras puede lastimarse con ellas, y él que raja puede lesionarse con ellas.
10.  Si el hierro está embotado y él no ha amolado su filo, entonces tiene que ejercer más fuerza; la sabiduría tiene la ventaja de impartir éxito.
11.  Si la serpiente muerde antes de ser encantada, no hay ganancia para el encantador.
12.  Llenas de gracia son las palabras de la boca del sabio, mientras que los labios del necio a él consumen.
13.  El comienzo de las palabras de su boca es insensatez, y el final de su habla perversa locura.
14.  El necio multiplica las palabras, pero nadie sabe lo que sucederá, ¿y quién le hará saber lo que ha de suceder después de él?
15.  El trabajo del necio lo cansa tanto que no sabe ir a la ciudad.
16.  ¡Ay de ti, tierra, cuyo rey es un muchacho, y cuyos príncipes banquetean de mañana!
17.  Bienaventurado tú, tierra, cuyo rey es de noble cuna y cuyos príncipes comen a su debida hora, para fortalecerse y no para embriagarse.
18.  Por negligencia se hunde el techo, y por pereza tiene goteras la casa.
19.  Para el placer se prepara la comida, y el vino alegra la vida, y el dinero es la respuesta para todos.
20.  Ni aun en tu recámara maldigas al rey, ni en tus alcobas maldigas al rico, porque un ave de los cielos llevará el rumor, y un ser alado hará conocer el asunto.

Las consecuencias de los errores de los gobernantes

Aquí tenemos una lista de proverbios del mismo autor que compuso cientos de proverbios más en otro libro llamado, precisamente, los Proverbios. En este capítulo, están relacionados, particularmente, con la vida bajo el sol. Empieza con un dicho que se une con el último versículo del capítulo anterior: “Un solo pecador destruye mucho bien”. En el primer versículo nos da un ejemplo ilustrado con moscas muertas en el ungüento: “Un poco de insensatez pesa más que la sabiduría y el honor” (v.1). Es un hecho en la vida del indivíduo y también en la sociedad. Este mundo se desalienta al ver cómo el honor de una persona se pierde fácilmente en un acto de estupidez o en un momento de descuido.  

Eclesiastés 9

Etiquetas:





Capítulo 9  

  1.     Pues bien, he tomado todas estas cosas en mi corazón y declaro todo esto: que los justos y los sabios y sus hechos están en la mano de Dios. Los hombres no saben ni de amor ni de odio, aunque todo está delante de ellos
  2.   A todos les sucede lo mismo: Hay una misma suerte para el justo y para el impío; para el bueno, para el limpio y para el inmundo; para el que ofrece sacrificio y para el que no sacrifica. Como el bueno, así es el pecador; como el que jura, así es el que teme jurar.
  3.  Este mal hay en todo lo que se hace bajo el sol: que hay una misma suerte para todos. Además, el corazón de los hijos de los hombres está lleno de maldad y hay locura en su corazón toda su vida. Después se van a los muertos.
  4.  Para cualquiera que está unido con los vivos, hay esperanza; ciertamente un perro vivo es mejor que un león muerto.
  5.  Porque los que viven saben que han de morir, pero los muertos no saben nada, ni tienen ya ninguna recompensa, porque su memoria está olvidada.
  6. En verdad, su amor, su odio y su celo ya han perecido, y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace bajo el sol.

La esperanza de los vivos

Te recuerdo que tenemos que permanecer dentro de la esfera que el predicador está presentando: la vida bajo el sol. Él tiene una obra que llevar a cabo y lo está haciendo fielmente a través de lo que escribe. Tendremos serios problemas si formamos nuestra doctrina espiritual sobre la interpretación literal de algunas de sus observaciones terrenales y naturales.

El rey habla francamente acerca de su propia experiencia, que le da autoridad y, por consiguiente, da peso a su punto de vista. Probablemente, nunca antes nadie estuvo mejor capacitado para dar este mensaje. Tenemos que tomar en cuenta la primera declaración antes de poder añadir más. Todo lo que no podemos observar bajo el sol, tenemos que dejarlo en las manos de Dios, porque lo que concluimos humanamente es solamente según el entendimiento limitado de lo que vemos y sabemos. En el último capítulo, vimos que la calamidad no es necesariamente una señal del aborrecimiento de Dios; como tampoco son la prosperidad y la salud señales de Su amor. ¿Qué lección tenemos que aprender entonces? Tenemos que vivir la vida de fe confiando en Dios y depositar nuestras vidas y nuestro futuro totalmente en Sus manos (v:1).